CheloAutorChelo
RatingDificultadPrincipiante

Las judías son una comida rica, fácil, económica y saludable. Esta receta tiene las proteínas de las legumbres y las vitaminas de las verduras, si a eso le sumamos que no contienen nada de grasa, tenemos un plato 10.

Las legumbres no pueden faltar en nuestra dieta, por ello cuantas más versiones conozcamos de ellas más opciones para consumirlas. La receta de hoy es totalmente vegetal, apta para dietas vegetarianas y veganas.

Se puede cocinar en la olla exprés (20 min.), o a la forma tradicional lo que nos llevará más tiempo.

 

 

 

Productos1 Serving
Tiempo de preparación10 minsTiempo de cocción20 minsTiempo Total30 mins
1

Ponemos en remojo las judías blancas la noche anterior bien cubiertas de agua con una cucharadita de bicarbonato. Al día siguiente las enjuagamos bajo el grifo para eliminar los restos de bicarbonato.

2

Utilizaremos una olla exprés, primero echaremos las judías escurridas y a continuación las verduras limpias, peladas y cortadas en daditos, zanahoria, calabacín, media cabeza de ajos, coliflor, el tomate natural y las espinacas.

3

Cubrimos todos los ingredientes con agua, 5 ó 6 cm. por encima si nos gustan caldosas o 3 cm. si las preferimos más espesas.

4

Pondremos al fuego una sartén con un poquito de aceite de oliva, allí rehogamos media cebolla cortada en trocitos pequeños y dos dientes de ajos pelados y fileteados durante 4 minutos. Los retiramos de la sartén y lo machacamos en un mortero con un poco de sal, después añadimos a la olla.

5

Cerramos la olla exprés y cuando empiece a salir el vapor, cocemos a fuego medio durante 20 minutos. Estarán listas para servir.

TRUCO
Para que las judías queden más suaves, recomiendo añadir una cucharadita de bicarbonato al agua del remojo, esto además ayuda a reducir las flatulencias. La explicación del porqué proceder así nos ayudará a hacerlas más digeribles es debido a que la mayor parte de los oligosacáridos indigeribles se encuentran en la cáscara de la legumbre, con lo que al hidratarse esta, pasan al agua y se pierden del grano. Además, este truco tiene beneficios adicionales, como es incrementar la capacidad de absorción de los minerales que contiene la legumbre, hierro hemo incluido, así como el calcio, el zinc o el magnesio, y las vitaminas. Así que ya sabéis, en la medida de lo posible intentad utilizar legumbres secas y no las que podemos comprar ya cocidas. Son un poco más laboriosas pero disfrutaremos de más beneficios.

Ingredientes

Instrucciones

1

Ponemos en remojo las judías blancas la noche anterior bien cubiertas de agua con una cucharadita de bicarbonato. Al día siguiente las enjuagamos bajo el grifo para eliminar los restos de bicarbonato.

2

Utilizaremos una olla exprés, primero echaremos las judías escurridas y a continuación las verduras limpias, peladas y cortadas en daditos, zanahoria, calabacín, media cabeza de ajos, coliflor, el tomate natural y las espinacas.

3

Cubrimos todos los ingredientes con agua, 5 ó 6 cm. por encima si nos gustan caldosas o 3 cm. si las preferimos más espesas.

4

Pondremos al fuego una sartén con un poquito de aceite de oliva, allí rehogamos media cebolla cortada en trocitos pequeños y dos dientes de ajos pelados y fileteados durante 4 minutos. Los retiramos de la sartén y lo machacamos en un mortero con un poco de sal, después añadimos a la olla.

5

Cerramos la olla exprés y cuando empiece a salir el vapor, cocemos a fuego medio durante 20 minutos. Estarán listas para servir.

TRUCO
Para que las judías queden más suaves, recomiendo añadir una cucharadita de bicarbonato al agua del remojo, esto además ayuda a reducir las flatulencias. La explicación del porqué proceder así nos ayudará a hacerlas más digeribles es debido a que la mayor parte de los oligosacáridos indigeribles se encuentran en la cáscara de la legumbre, con lo que al hidratarse esta, pasan al agua y se pierden del grano. Además, este truco tiene beneficios adicionales, como es incrementar la capacidad de absorción de los minerales que contiene la legumbre, hierro hemo incluido, así como el calcio, el zinc o el magnesio, y las vitaminas. Así que ya sabéis, en la medida de lo posible intentad utilizar legumbres secas y no las que podemos comprar ya cocidas. Son un poco más laboriosas pero disfrutaremos de más beneficios.

Alubias veganas