CheloAutorChelo
RatingDificultadPrincipiante

Las migas son un plato muy típico de Extremadura, aunque en otras partes de España hay distintas versiones hechas bien de migas o de gachas. Es una receta muy sencilla, ideal para las reuniones informales de amigos o familiares que idealmente se consume en las épocas de frío, ya que nos aportan una importante carga calórica que nos ayuda a llevar mejor los rigores del invierno.

Es esta una receta tradicional a la par que económica que nuestras abuelas  hacían para aprovechar restos de comidas. Se suele cocinar en el campo porque es también un plato contundente e ideal para afrontar los días de duro trabajo. De hecho las migas extremeñas se conocen también como migas de pastor y nacen de la transhumancia. Los pastores pasaban largas temporadas aislados en la sierra para que pastara el ganado y con pocos recursos alimenticios. Como no solían tener pan reciente, aprovechaban el pan duro. En un caldero, hacían las migas y comían directamente de la sartén, es decir, el origen de las migas no puede ser más humilde, pero desde luego no les resta ni un ápice de sabor ni de valor.

Actualmente es un plato especial y a la vez delicioso que se puede tanto degustar en el desayuno acompañado de café o chocolate, como plato principal al mediodía, acompañado de los ingredientes que más os gusten, embutidos, huevos fritos o sardinas, o simplemente tal cual con el ajo, bacon y pimentón de la vera.

Productos6 Servings
Tiempo de preparación10 minsTiempo de cocción15 minsTiempo Total25 mins

1

Humedecemos el pan migado con agua y sal y lo cubrimos con un paño mientras preparamos el resto de los ingredientes.

2

Cortamos el pimiento en trocitos pequeños y lo reservamos.
Cortamos el Bacon o panceta igualmente.
Pelamos y fileteamos los ajos. Una vez los ingredientes están preparados procedemos a cocinarlos.

3

Ponemos al fuego una sartén y cubrimos el fondo con aceite de oliva. Una vez el aceite está caliente añadimos los ajos. Los doramos y a continuación echamos los pimientos cortados dándoles vueltas, evitando que se quemen, hasta que se rindan. Añadimos a continuación el bacón. Cuando esté todo frito, apartamos del fuego.

4

En una cazuela grande y panda, cubrimos el fondo con aceite de oliva y dejamos templar, añadimos una cucharada de pimentón sin dejar de remover, para que no se queme, la separamos del fuego.

5

Comenzamos a echar las migas que tenemos reservadas, siempre sin dejar de remover a fuego medio, hasta que tomen el color del pimentón.

6

A continuación, añadimos los ingredientes junto con el aceite que tenemos reservados en la sartén sin dejar de remover las migas hasta obtener esa textura esponjosa y de color rojo anaranjado que será la delicia de los comensales.
Las migas ya estarán listas para comer.

Sugerencia: es posible sustituir parte de la panceta por otra carne al gusto, el jamón de cerdo o el solomillo funcionan realmente bien y le quitan algunas calorías. El chorizo también asegura un plato delicioso

Ingredientes

Instrucciones

1

Humedecemos el pan migado con agua y sal y lo cubrimos con un paño mientras preparamos el resto de los ingredientes.

2

Cortamos el pimiento en trocitos pequeños y lo reservamos.
Cortamos el Bacon o panceta igualmente.
Pelamos y fileteamos los ajos. Una vez los ingredientes están preparados procedemos a cocinarlos.

3

Ponemos al fuego una sartén y cubrimos el fondo con aceite de oliva. Una vez el aceite está caliente añadimos los ajos. Los doramos y a continuación echamos los pimientos cortados dándoles vueltas, evitando que se quemen, hasta que se rindan. Añadimos a continuación el bacón. Cuando esté todo frito, apartamos del fuego.

4

En una cazuela grande y panda, cubrimos el fondo con aceite de oliva y dejamos templar, añadimos una cucharada de pimentón sin dejar de remover, para que no se queme, la separamos del fuego.

5

Comenzamos a echar las migas que tenemos reservadas, siempre sin dejar de remover a fuego medio, hasta que tomen el color del pimentón.

6

A continuación, añadimos los ingredientes junto con el aceite que tenemos reservados en la sartén sin dejar de remover las migas hasta obtener esa textura esponjosa y de color rojo anaranjado que será la delicia de los comensales.
Las migas ya estarán listas para comer.

Sugerencia: es posible sustituir parte de la panceta por otra carne al gusto, el jamón de cerdo o el solomillo funcionan realmente bien y le quitan algunas calorías. El chorizo también asegura un plato delicioso

Migas extremeñas, receta tradicional