CheloAutorChelo
RatingDificultadPrincipiante

La coliflor es una hortaliza de la familia de la col, emparentada con el nabo, el brócoli y el repollo.

Es una planta anual, de la cual solo la parte del cogollo es comestible. Su principal componente es el agua por lo que es un alimento bajo en hidratos de carbono, de hecho su aporte calórico es de tan solo 25 Kcal/100 gramos.

Otras virtudes de esta hortaliza son su alto contenido en fibra y minerales como el hierro, calcio, potasio, fósforo, ácido fólico, magnesio y vitaminas del grupo B entre otros muchos beneficios. Al ser bajo en sodio es un excelente diurético por lo que está muy indicada en las dietas de adelgazamiento así como en las personas hipertensas y a las que tengan problemas de  retención de líquidos.

Esta deliciosa sopa, del recetario tradicional nunca la he comido nunca fuera de mi casa, he visto otras muchas recetas de sopa de coliflor pero ninguna es parecida por lo que pienso podía ser una variación de mi bisabuela. Es ideal para el invierno pues es consistente y nos reconforta, ayudándonos a entrar en calor. A nadie deja indiferente, ni si quiera a aquellos que no les gusta la coliflor.

 

Productos4 Servings
Tiempo de preparación10 minsTiempo de cocción20 minsTiempo Total30 mins
1

Limpiamos y cortamos las hojas verdes dejando solo el cogollo y lo desmenuzamos
formando ramilletes medianos.
Una vez cortados los ramilletes los reservamos

2

Ponemos aceite de oliva en una sartén y calentamos.
Batimos dos huevos, pasamos cada ramillete de coliflor primero por harina y
luego por el huevo y lo doraremos en la sartén durante 3 minutos.

3

En una cazuela con una base ancha iremos introduciendo la coliflor frita,
la cubriremos con agua y pondremos a hervir durante 15 minutos.

4

Ponemos aceite en una sartén ( 2 o 3 cucharadas) ,añadimos media cebollita
muy picadita junto con los ajos y los pochamos durante 3 minutos.

5

Sacamos la cebolla y el ajo de la sartén y los machacamos en el mortero con sal.

6

En esa misma sartén, con el resto del aceite, echamos una cucharadita de harina
que dejamos tostar y le añadimos unas cucharadas del caldo de cocción de la coliflor.

7

Rectificamos de sal, añadimos pimienta blanca y condimento amarillo.

8

Removemos y agregamos a la cazuela junto con el machado.
Dejamos cocer durante 5 minutos removiendo de vez en cuando la cazuela, para que ligue el caldo.

9

Una vez cocidos todos los ingredientes y cuando el caldo tenga cuerpo, añadimos una yema de huevo, a la que habremos añadido una cucharada de agua y unas gotas de vinagre. Removemos hasta deshacer la yema sin dejar de mover para que no se cuaje y retiramos del fuego.
El resultado es una sopa deliciosa, cremosa y muy suave, ideal para los días más fríos pues resulta energética y muy reconfortante

Ingredientes

Instrucciones

1

Limpiamos y cortamos las hojas verdes dejando solo el cogollo y lo desmenuzamos
formando ramilletes medianos.
Una vez cortados los ramilletes los reservamos

2

Ponemos aceite de oliva en una sartén y calentamos.
Batimos dos huevos, pasamos cada ramillete de coliflor primero por harina y
luego por el huevo y lo doraremos en la sartén durante 3 minutos.

3

En una cazuela con una base ancha iremos introduciendo la coliflor frita,
la cubriremos con agua y pondremos a hervir durante 15 minutos.

4

Ponemos aceite en una sartén ( 2 o 3 cucharadas) ,añadimos media cebollita
muy picadita junto con los ajos y los pochamos durante 3 minutos.

5

Sacamos la cebolla y el ajo de la sartén y los machacamos en el mortero con sal.

6

En esa misma sartén, con el resto del aceite, echamos una cucharadita de harina
que dejamos tostar y le añadimos unas cucharadas del caldo de cocción de la coliflor.

7

Rectificamos de sal, añadimos pimienta blanca y condimento amarillo.

8

Removemos y agregamos a la cazuela junto con el machado.
Dejamos cocer durante 5 minutos removiendo de vez en cuando la cazuela, para que ligue el caldo.

9

Una vez cocidos todos los ingredientes y cuando el caldo tenga cuerpo, añadimos una yema de huevo, a la que habremos añadido una cucharada de agua y unas gotas de vinagre. Removemos hasta deshacer la yema sin dejar de mover para que no se cuaje y retiramos del fuego.
El resultado es una sopa deliciosa, cremosa y muy suave, ideal para los días más fríos pues resulta energética y muy reconfortante

Sopa de coliflor