AnaAutorAna
RatingDificultadPrincipiante

Es este, sin duda, el rey de las sopas frías, lo cual no significa que su consumo se reduzca a las estaciones cálidas, de hecho, cada vez más, el salmorejo se consume todo el año.

Productos6 Servings
Tiempo de preparación15 minsTiempo Total15 mins
Ingredientes
1

Migamos el pan y lo humedecemos con agua dejándolo aparte en un bol.
Lavamos los tomates y les quitamos los pedúnculos.

2

Los troceamos con la piel y los pasamos por la batidora, insistiendo hasta conseguir un zumo de tomate.

3

Pasamos el zumo de tomate obtenido por el chino para retirar las pepitas y la piel al tiempo que vertemos el zumo del tomate sobre el pan migado para que lo vaya empapando.

4

Mezclamos bien el pan con el zumo de tomate libre de pieles y pepitas y lo volcamos en la batidora, añadiéndole al mismo tiempo el aceite, el ajo, la sal y un poco de agua si fuera necesario.

5

Batimos hasta obtener una crema de textura fina y consistente, probamos y rectificamos al gusto. Es el momento de añadir un poco de vinagre balsámico de Módena, y de volver a batirlo. A pesar de no estar en la receta original, le da un sabor delicioso

6

Cocemos unos huevos, los rallamos sobre el salmorejo y le podemos añadir unas virutas de jamón ibérico como se muestra en la imagen.
Recomendación: Guardar en el frigorífico y servir frío.

Ingredientes

Ingredientes

Instrucciones

1

Migamos el pan y lo humedecemos con agua dejándolo aparte en un bol.
Lavamos los tomates y les quitamos los pedúnculos.

2

Los troceamos con la piel y los pasamos por la batidora, insistiendo hasta conseguir un zumo de tomate.

3

Pasamos el zumo de tomate obtenido por el chino para retirar las pepitas y la piel al tiempo que vertemos el zumo del tomate sobre el pan migado para que lo vaya empapando.

4

Mezclamos bien el pan con el zumo de tomate libre de pieles y pepitas y lo volcamos en la batidora, añadiéndole al mismo tiempo el aceite, el ajo, la sal y un poco de agua si fuera necesario.

5

Batimos hasta obtener una crema de textura fina y consistente, probamos y rectificamos al gusto. Es el momento de añadir un poco de vinagre balsámico de Módena, y de volver a batirlo. A pesar de no estar en la receta original, le da un sabor delicioso

6

Cocemos unos huevos, los rallamos sobre el salmorejo y le podemos añadir unas virutas de jamón ibérico como se muestra en la imagen.
Recomendación: Guardar en el frigorífico y servir frío.

Salmorejo cordobés