CheloAutorChelo
RatingDificultadIntermedio

Es esta una receta ideal siempre que deseemos sorprender a nuestros invitados con un plato fresco, ligero y al mismo tiempo versátil, ya que lo podremos servir como plato principal o como acompañamiento.

Productos30 Servings
Tiempo de preparación30 minsTiempo Total3 días
Ingredientes
1

En la pescadería hay que pedir que nos lo preparen eviscerándolo, retirando la espina central, la cabeza y el exceso de grasa. Esto reduce su peso considerablemente, hasta un 25%. No queremos dos lonchas separadas, sino un libro, es decir, unidos por el centro por la piel.
Comprobar que no quedan espinas, si es necesario, sacar las que se encuentren con unas pinzas.
Colocamos el salmón en una bandeja grande, con algo de borde para recoger los jugos que desprenderá el salmón durante su marinado.

2

Abrimos como un libro el salmón y procedemos a bañar ambos lomos con el coñac, no os preocupéis que en absoluto el sabor del salmón nos recordará al coñac, y así lo estaremos higienizando.

3

Espolvoreamos a continuación con la pimienta blanca, ambos filetes hasta cubrirlos.
Mezclamos el azúcar y la sal y cubrimos los lomos con la mezcla obtenida.
A continuación espolvoreamos el eneldo sobre la mezcla de sal y azúcar.

4

Unimos ahora los lomos como si cerrásemos el libro, con cuidado de que no se salga la mezcla, para ello envolvemos firmemente el salmón con film transparente, colocamos en la bandeja de nuevo y lo metemos en el frigorífico durante 24 horas.

5

Damos la vuelta al salmón, haciendo que descanse ahora sobre el otro lomo 24 horas más.
Transcurrido este tiempo, abrimos el salmón y veremos que casi todo el marinado ha sido absorbido.
Lo lavamos ligeramente bajo el grifo para quitar los restos de sal y azúcar y una vez hecho esto, escurrimos y procedemos a separar los dos filetes.

6

Añadimos por encima un poco de aceite de oliva y extendemos suavemente con la mano.
Cubrimos bien con eneldo.
El salmón ya estaría marinado.
Congelamos envuelto en film durante otras 24 horas, esto es necesario para evitar infecciones por anisakis. Pasado este tiempo, el salmón ya estaría listo para filetearlo y presentarlo.
Consejo: para lonchearlo, es conveniente hacerlo antes de que el salmón esté totalmente descongelado, es mucho más sencillo.

Ingredientes

Ingredientes

Instrucciones

1

En la pescadería hay que pedir que nos lo preparen eviscerándolo, retirando la espina central, la cabeza y el exceso de grasa. Esto reduce su peso considerablemente, hasta un 25%. No queremos dos lonchas separadas, sino un libro, es decir, unidos por el centro por la piel.
Comprobar que no quedan espinas, si es necesario, sacar las que se encuentren con unas pinzas.
Colocamos el salmón en una bandeja grande, con algo de borde para recoger los jugos que desprenderá el salmón durante su marinado.

2

Abrimos como un libro el salmón y procedemos a bañar ambos lomos con el coñac, no os preocupéis que en absoluto el sabor del salmón nos recordará al coñac, y así lo estaremos higienizando.

3

Espolvoreamos a continuación con la pimienta blanca, ambos filetes hasta cubrirlos.
Mezclamos el azúcar y la sal y cubrimos los lomos con la mezcla obtenida.
A continuación espolvoreamos el eneldo sobre la mezcla de sal y azúcar.

4

Unimos ahora los lomos como si cerrásemos el libro, con cuidado de que no se salga la mezcla, para ello envolvemos firmemente el salmón con film transparente, colocamos en la bandeja de nuevo y lo metemos en el frigorífico durante 24 horas.

5

Damos la vuelta al salmón, haciendo que descanse ahora sobre el otro lomo 24 horas más.
Transcurrido este tiempo, abrimos el salmón y veremos que casi todo el marinado ha sido absorbido.
Lo lavamos ligeramente bajo el grifo para quitar los restos de sal y azúcar y una vez hecho esto, escurrimos y procedemos a separar los dos filetes.

6

Añadimos por encima un poco de aceite de oliva y extendemos suavemente con la mano.
Cubrimos bien con eneldo.
El salmón ya estaría marinado.
Congelamos envuelto en film durante otras 24 horas, esto es necesario para evitar infecciones por anisakis. Pasado este tiempo, el salmón ya estaría listo para filetearlo y presentarlo.
Consejo: para lonchearlo, es conveniente hacerlo antes de que el salmón esté totalmente descongelado, es mucho más sencillo.

Salmón marinado al estilo nórdico-Gravlax