AnaAutorAna
RatingDificultadPrincipiante

Hoy traemos una nueva receta fresca y saludable, con unos ingredientes que a mí personalmente me encantan y que solemos encontrar a lo largo de todo el año. Me refiero al aguacate y al salmón como ingredientes principales de esta ensalada fresca, sabrosa, sencilla y aliada de nuestra salud.            

Los más técnicos me tendrán que permitir la licencia de llamar a este plato “tartar”. Aunque un tartar siempre hace referencia a carne, o, en el caso que nos ocupa, pescado en crudo, el salmón marinado que usaremos en esta receta ya ha sido transformado. Esta licencia es simplemente debida a dos temas: seguridad y practicidad. Me da más seguridad usar el salmón ahumado o maridado o incluso ligeramente cocinado a baja temperatura en el horno que el pescado crudo por el tema anisakis. En cualquier caso, la receta sirve también para el salmón fresco, solo tened en cuenta que tendríais que congelar previamente el pescado durante tres a cinco días y a una temperatura de -20 grados.

Las propiedades del aguacate lo convierten en un alimento extraordinario que tiene cada día más seguidores:

  • Destacar que los componentes de esta fruta no son los hidratos de carbono, sino las grasas, que constituyen el 23% de su peso. Estas grasas son monoinsaturadas, como las del aceite de oliva, es decir, del tipo más sano, y normalizan el colesterol, reduciendo el LDL o "malo" y aumentando el HDL o "bueno". Por ello hay que incluirlo en la dieta sí o sí, especialmente si tenemos el colesterol alto, y para prevenir enfermedades coronarias.
  • Vitamina E, protege la membrana de las células y su núcleo, que puede prevenir el desarrollo de enfermedades degenerativas como el cáncer.
  • Ácidos grasos, magnesio y vitaminas del grupo B, el aguacate es un excelente alimento regulador del sistema nervioso, por lo que está especialmente indicado en situaciones de estrés tanto físico como mental. ¿Y quién se libra hoy en día del estrés?
  • Por último, 100 gramos de aguacate aportan el 22% de las necesidades diarias de vitamina C, algo de provitamina A y variedad de minerales como el potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro, cobre y cinc.

Sobre el salmón

No es una casualidad que su consumo se haya incrementado en los últimos años ya que, al igual que el aguacate, el salmón es un gran aliado de la salud.

  • Al ser rico en Omega 3, combate la presión arterial alta, de hecho, es el pescado con menos grasas saturadas y más contenido de ácidos grasos Omega-3, por lo que tiene como principal beneficio ayudar en la salud del corazón.
  • Al igual que las nueces, el salmón es excelente para la salud del cerebro y la memoria, de nuevo por el contenido de Omega 3
  • Es una fuente excelente de proteína de alta calidad, vitaminas y minerales (incluyendo potasio, selenio y vitamina B12)
  • Contiene alta cantidad de vitaminas D y A. La vitamina D, interviene en la formación de la estructura ósea y nos ayuda a tener huesos más fuertes. Su alto aporte de vitamina A contribuye a la reparación de tejidos musculares y de la piel, así como a combatir infecciones.

La lista de propiedades del salmón es interminable, creo que solo con las anteriores que he querido destacar ya os podéis hacer una idea de que tenemos que incluir en salmón en nuestra dieta al igual que otros pescados azules.

 

Productos2 Servings
Tiempo de preparación20 minsTiempo Total20 mins
1

Comenzamos preparando la vinagreta en un bol lo suficientemente grande para ir añadiendo el resto de los ingredientes. Para ello simplemente batimos el aceite de oliva, el vinagre balsámico, la sal y el jugo de la lima hasta que esté todo bien integrado.

2

Trocemos muy finamente la cebolleta y añadimos al bol con la vinagreta.

3

Hacemos lo mismo con el salmón, en este caso en daditos pequeños.
Mezclamos todo en el bol.

4

Por otro lado, pelamos el aguacate y lo cortamos en daditos. Lo incorporamos también al bol y mezclamos.

5

Por último, picamos los pistachos y mezclamos con todo lo demás. Rectificamos hasta que esté a nuestro gusto, por ejemplo, con un poquito de mezcla de pimientas (esto no es mandatorio pero también lo admite muy bien, siempre al gusto de cada uno).

6

En un plato pando ponemos una pequeña base de mezcla de lechugas y sobre esta, con la ayuda de un aro de emplatar, rellenamos una capa con la mezcla al tiempo que vamos suavemente apretándolo.
El tartar ya estaría listo para comer.

Mi sugerencia es que lo mantengáis refrigerado hasta su consumo, a poder ser tapado para que el aguacate no se oxide.

Ingredientes

Instrucciones

1

Comenzamos preparando la vinagreta en un bol lo suficientemente grande para ir añadiendo el resto de los ingredientes. Para ello simplemente batimos el aceite de oliva, el vinagre balsámico, la sal y el jugo de la lima hasta que esté todo bien integrado.

2

Trocemos muy finamente la cebolleta y añadimos al bol con la vinagreta.

3

Hacemos lo mismo con el salmón, en este caso en daditos pequeños.
Mezclamos todo en el bol.

4

Por otro lado, pelamos el aguacate y lo cortamos en daditos. Lo incorporamos también al bol y mezclamos.

5

Por último, picamos los pistachos y mezclamos con todo lo demás. Rectificamos hasta que esté a nuestro gusto, por ejemplo, con un poquito de mezcla de pimientas (esto no es mandatorio pero también lo admite muy bien, siempre al gusto de cada uno).

6

En un plato pando ponemos una pequeña base de mezcla de lechugas y sobre esta, con la ayuda de un aro de emplatar, rellenamos una capa con la mezcla al tiempo que vamos suavemente apretándolo.
El tartar ya estaría listo para comer.

Mi sugerencia es que lo mantengáis refrigerado hasta su consumo, a poder ser tapado para que el aguacate no se oxide.

Tartar de salmón y aguacate